martes, 29 de diciembre de 1981

Secuestro en Madrid

Secuestrado en Madrid el doctor (ginecólogo) Julio Iglesias Puga (66 años, padre del cantante Julio Iglesias), por miembros de ETA (p-m) para pedir un rescate. Los terroristas se hicieron pasar por periodistas de una televisión alemana que querían entrevistarle para poder llegar hasta él. Dos terroristas se presentaron el lunes 28 por la mañana en la clínica donde trabajaba (maternidad de la calle O'Donnell) y se vio al doctor con ellos, quedando al parecer citado para el día siguiente a las 10 de la mañana. 
El martes 29 por la mañana, el doctor abandonó su domicilio tras esperar la llegada de los "periodistas alemanes"; estos llegaron después de la marcha del médico y el portero les dijo que fueran a la clínica. Los sujetos dijeron que habían tenido un problema con el coche. Los terroristas montaron al doctor en un coche al lado del hospital y le dijeron que iban a Prado del Rey, a las instalaciones de TVE. Cuando iban por la Casa de Campo le amenazaron con una pistola, le obligaron a tomar unos somníferos y le introdujeron en el maletero. Fue conducido a una casa en Trasmoz.
El 31 de diciembre el abogado Fernando Bernáldez recibió dos llamadas de los que dijeron ser sus secuestradores para darle una contraseña y nombrarle interlocutor. Al parecer solicitaron un rescate de dos millones de dólares. El día 5 de enero, este abogado recibió una nueva llamada y recogió un comunicado en la cafetería Torres en el que se decía que eran una organización secreta española.
En una nueva comunicación se le dijo al abogado que si no pagaba "lo traspasarían a ETA".
El doctor escribió dos cartas a su familia y otra a la casa discográfica CBS.
Según lo escuchado en el juicio contra Ilich Ramírez Sánchez en junio de 2013 en París, los terroristas de ETA (p.m) pactaron con el grupo de Carlos pedir un rescate de 10 millones de dólares, de los cuales 2 irían para los internacionalistas. Juan Miguel Goiburu Mendizábal y su compañero 'polimili' Luc Groven viajaron justamente el 16 de enero a Budapest para reunirse con Carlos.

El doctor fue liberado por miembros de los G.E.O. de la Policía en Trasmoz (Zaragoza) en la madrugada del 17 de enero de 1982. Allí fueron detenidas cuatro personas: Alberto Mendiguren Abendibar (34 años),  José Luis Gutiérrez García (48 años), su hija Gloria Gutiérrez Fombellida (21 años) y el novio de esta Baltasar Calvo Gabate. En este lugar estuvo secuestrado Luis Suñer.
La policía encontró en la vivienda dos pistolas, una escopeta y munición.
Una vez producida la liberación, ETA (p-m) asumió la autoría si bien afirmó que "ello no significa en absoluto la ruptura de la tregua que veníamos manteniendo desde el 27 de febrero del año pasado".
El 19 de enero, el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, recibió al grupo de los GEO que intervinieron en la liberación y a los jefes operativos de la investigación y liberación: comandante Holgado, Manuel Ballesteros y Domingo Martorell. Ese mismo día el doctor Iglesias viajó a Miami.
En el sumario que se instruyó sobre este caso se procesó a los cuatro detenidos y a Juan Gregorio Egusquizaga Ibarrondo (detenido en Axpe con una carta del doctor Iglesias) y Jesús Urrutia Santamaría.
En el juicio oral, celebrado en junio de 1983, el doctro Iglesias renunció a cualquier indemnización y elogió a la mujer que le vigiló. Egusquizaga fue condenado a 8 años; José Luis Gutiérrez a 6 años y un día; Mendiguren a 4 años; Urrutia a 3; Gloria a dos años y Baltasar a 1 año y 6 meses.


Autoría: ETA (p-m)

Duración: 19 días

domingo, 15 de noviembre de 1981

Secuestro en Angola

El misionero cisterciense burgalés Benjamín Fernández Manzanal es secuestrado en Camacupa (Angola) por guerrilleros de UNITA (Unión para la independencia total de Angola) con el fin de dar a conocer su causa y presionar en favor de su reconocimiento internacional.
Fue liberado en el sur de Angola el 16 de septiembre de 1982, cerca de la frontera con Namibia, de donde fue trasladado a Pretoria (Sudáfrica).

Autoría: UNITA

Duración: 305 días

domingo, 2 de agosto de 1981

Desaparecido en Guatemala

Desaparece en Ciudad de Guatemala el sacerdote jesuita burgalés Carlos Pérez Alonso. Se acusó de su secuestro y presumible muerte al Ejército guatemalteco o grupos paramilitares, pero se desconoce su destino.
El sacerdote fue secuestrado por un grupo de hombres armados cuando salía de oficiar una misa en el hospital militar de esta capital, del que era capellán.

Autoría: ¿Ejército Guatemala?

Duración: Se desconoce, pero es probable que más de 48 horas.


jueves, 19 de febrero de 1981

Otro cónsul secuestrado en Vizcaya

Antonio Alfaro Fernández (nacido en 1934, casado, dos hijos) cónsul honorario de El Salvador, es secuestrado por ETA (p-m) en su domicilio de Bilbao, donde se presentaron tres hombres armados sobre las siete de la tarde; luego llegó otro encapuchado. A las diez de la noche dos de los terroristas se llevaron al cónsul y los otros dos permanecieron en la casa hasta las 8:30 de la mañana cuando recibieron una llamada.
El objetivo de la acción era llamar la atención de la opinión pública internacional y pedir la liberación de presos vascos encarcelados por actividades terroristas.

Fue puesto en libertad en San Sebastián el 28 de febrero siguiente.

Autoría: ETA (p-m)

Duración: 9 días.

Secuestrado cónsul en Pamplona

Secuestrado en Pamplona (Navarra) el cónsul honorario de Uruguay, Gabriel Biurrun Altavill (nacido en 1940, casado, cuatro hijos), por tres miembros armados de la organización ETA (p-m) que se presentaron en su domicilio sobre las diez y media de la noche. Hacia las dos de la madrugada dos de los etarras se llevaron al cónsul mientras que el tercero permaneció hasta las seis de la mañana, si bien avisó a la esposa de que no llamara a la policía hasta las 9.
El objetivo era llamar la atención de la opinión pública internacional y pedir la liberación de presos vascos encarcelados por actividades terroristas.

Fue puesto en libertad en San Sebastián el 28 de febrero siguiente.

Autoría: ETA (p-m)

Duración: 9 días

Secuestrado cónsul en Guecho

El cónsul honorario de Austria en Bilbao, Hermann Díez del Sel (nacido en 1940, casado, cinco hijos), es secuestrado en Guecho por miembros de ETA (p-m) para llamar la atención de la opinión pública internacional y pedir la liberación de presos vascos encarcelados por actividades terroristas.
Dos jóvenes armados se presentaron en la casa y retuvieron a su mujer hasta la llegada del cónsul. Otros cuatro etarras llegaron más tarde.
Cuatro terroristas abandonaron la casa con el cónsul hacia las diez de la noche. Los otros dos terroristas pasaron la noche en el domicilio y a las nueve de la mañana -tras recibir una llamada- abandonaron la casa dejando atados a la mujer, al suegro y a la empleada del hogar.
El cónsul fue puesto en libertad en San Sebastián el 28 de febrero siguiente.

Autoría: ETA (p-m)

Duración: 9 días.

jueves, 29 de enero de 1981

Secuestro y asesinato

El ingeniero de Iberduero José María Ryan Estrada (39 años, casado, cinco hijos) es secuestrado sobre las 20:00 por la organización terrorista ETA (m) cuando iba de las instalaciones de la central nuclear de Lemóniz (donde trabajaba como jefe de producción) a Bilbao.
En su reivindicación, ETA pone como condición para liberarlo la demolición de la central nuclear de Lemóniz en un plazo de 7 días. 
Fue asesinado el 6 de febrero; su cadáver apareció con un disparo en la nuca en un camino forestal en Zarátamo (Vizcaya) con los ojos vendados.
En un comunicado, ETA amenaza a todos los cuadros superiores y mandos responsables de la central nuclear

Autoría: ETA (m).

Duración: 8 días.

martes, 13 de enero de 1981

Secuestro en Valencia

El empresario Luis Suñer Sanchís (70 años) es secuestrado por seis miembros de ETA a última hora de la tarde cuando se encontraba en su despacho de 'Avidesa' en Alcira (Valencia).
Los terroristas maniataron a varios colaboradores de Suñer y dejaron un paquete simulando una bomba. El coche empleado en el secuestro (robado en Barcelona) fue encontrado en Algemesí.

Fue liberado, tras pagar un rescate económico, en la madrugada del 14 de mayo en Alberite (Logroño).
Se especula que se pagó entre 325 y 340 millones de pesetas.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal de la Audiencia Nacional calificó los hechos como un delito de detención ilegal, y pidió penas de doce años y un día de reclusión menor para Juan Gregorio Egusquiza Ibarrondo, Jesús Urrutia Santamaría, Gloria Gutiérrez Fombellida y Baltasar Calvo Gabate. Para José Luis Gutiérrez García, la petición de pena es de 15 años de reclusión menor al apreciarse la circunstancia agravante de reiteración. Según el relato de hechos, a las nueve menos veinte de la noche, varios miembros armados de Eta político-militar penetraron en las oficinas de la empresa Avidesa en la localidad de Alcira y tras amenazar con sus armas a los presentes, pusieron una inyección para dormir al industrial Luis Suñer, al que amordazaron e introdujeron en un vehículo que condujeron hasta un lugar desconocido.
El procesado Egusquinza, junto con otro miembro de Eta político-militar no identificado, se trasladaron a Valencia en el coche que les había prestado Jesús Urrutia Santamaría, y en la carretera de Sagunto se hicieron cargo del industrial secuestrado, al que introdujeron en el maletero del vehículo y lo llevaron a la localidad de Trasmoz (Zaragoza), donde en una casa comprada por el procesado José Luis Gutiérrez les esperaban este último, su hija Gloria, y el novio de ésta, Baltasar Calvo Gabate.

José Luis Gutiérrez García, Gloria Gutiérrez Fombellida y Juan Gregorio Eguskizaga Ibarrondo fueron declarados culpables de haber participado en los secuestros de Julio Iglesias Puga (perpetrado en diciembre de 1981), del industrial catalán Jesús Serra Santamans (marzo de 1980) y Luis Suñer (enero de 1981), delitos por los que fueron condenados a penas que suman en total cerca de 20 años. Los tres solicitaron acogerse a la vía de reinserción mediante un escrito enviado al Gobierno en abril de 1984, en el que se comprometieron a abandonar la lucha armada.

En septiembre de 1981, dos vasco-franceses Pierre Etcheparre y Peio Uhalde fueron condenados a nueve meses de prisión por un tribunal de Bayona acusados de encubrimiento y blanqueo del dinero del secuestro.

El 22-8-1990, Suñer falleció de un ataque al corazón.

Autoría: ETA (p-m)

Duración: 91 días.